Carla Berrocal

Pegamos un salto y abandonamos la playa, recordando a The Refrescos, para llegar al centro de la península y conocer entre gatos y palomas a una ilustradora que el tiempo y la paciencia, mucho más de una que de otro, han hecho posible que hoy esté en este blog una mujer que va en la tetê de la course en el mundo del cómic; que es un poco bruja, un poco loca y una espadachín con el talento de un Samurái que si te descuidas te pega un ‘bocao’ en la yugular.

Entre historias narradas a fuerza de color, de línea gruesa, de espacios en blanco que te permiten respirar de vez en cuando. De pigmentos puros, de manchas perfectas, de personajes grotescos y sueños sinceros, esta madrileña nacida en la década de la movida y con raíces Mapuches, nos presenta el cómic como un medio intrínseco de comunicación interverbal, como un espacio para que toda la fuerza comunicadora y expresiva puedan ser plasmadas, como un canal por donde poder contar un “nosequé” de un “queseyó”. Y es que esta chica con el pelo corto de estilo claro, directo, underground y con un toque fetichista, es una pintamonas no por casualidad. Ella dice que respira por y para la ilustración y que no cree que sepa hacer algo más a parte de ilustrar. Sinceramente, yo me lo creo todo menos lo último. Ya que sólo hay que echarle un ojo para ver su trayectoria y el otro para ver su obra y darte cuenta que hay mucho trabajo detrás de cada mancha de color y de cada línea que guarda con fuerza cada personaje; y mucha curiosidad, experimentación, cultura, preocupación, interés, dedicación, amor, talento… resumiendo: mucha Carla Berrocal.

carla_berrocal_1

carla_berrocal_3 carla_berrocal_2

Entrar en su webtwitter y facebook, para conocer más de esta chica. Y si os gusta mucho podéis comprar cositas aquí.

Y se enfrentó a nuestro cuestionario así de bien:

Y tú, de quién eres:
Sólo tengo una dueña.

De pequeña soñaba con ser:
Pintamonas.

La inspiración ese gran aliento:
Y fruto de mucho trabajo.

El cómic y las gafas de pasta:
Y sin, y con gorra, y con tetas, y con barba, y sin ella.

Entrar a pecho descubierto ante una hoja en blanco:
Y a veces cortarte las venas.

Una aliada, una ‘amiga’ llamada internet y sus primas las redes sociales:
Majas pero como las visitas largas, a veces un poco pesadas.

Con el DeLorean en la puerta de casa, ¿dónde vamos?:
A ver a los Simios del futuro que tienen pinta de majos.

El día a día:
A veces un castigo y a veces una recompensa.

Mirando dentro de la bola de cristal:
No veo nada, que soy miope.

Algo picadito: La carne de una hamburguesa.
Un color: El rojo.
Una herramienta: El pincel.
Un dibujo animado: ¿Pueden ser los Power Rangers?
Un salto: ¡Espero que profesional!
Un soporte: El papel, siempre.
Una película: Metrópolis de Lang
Un lugar: Japón, siempre he querido volver.
Recargo las pilas: Con mis sobris, en Chile.

¿Por qué las ilustradoras son Bellas? ¿Somos bellas? Prefiero ser buena dibujando… La belleza se la lleva el tiempo y los ilustradores somos normalitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: