La Chica de la Cinta

Posiblemente si esta entrevista tuviera sonido ambiente, este sería.
http://www.ivoox.com/sonido-ballenas-delfines_md_730270_1.mp3″ Ir a descargar
Esta chica que nació bajo las faldas de María Pita, ente mitos y leyendas, hogueras y sardinas, entre olas de oriente y poniente, que creció a la sombra de altos robles y silenciosos eucaliptos que todo lo conquistan. Huyó, como hace millones de años, un lobo dejó la tierra y partió hacia los dominios de Poseidón, para así poder sentir la libertad que te da el estar suspendido en el agua, esa libertad que esta joven ilustradora recupera y nos muestra cuando entre sus dedos agarra con fuerza una barra de arcilla, grafito y pigmentos recubierta de madera y la revienta con intención e inteligencia contra su lienzo particular.

Rasgando y rozando los lápices de colores contra la fibra entrelazada de la celulosa, Lara va sacando poco a poco la imagen que hace tiempo lo que fuera un árbol, vio pasar a su lado. Casi siempre son animales cotidianos, para hacer la obra más cercana y vinculante al espectador, pero de vez en cuando se deja caer un curioso humano que se siente extraño en la naturaleza y tiene que huir a buscar su sitio en el inmenso universo. De estilo nervioso, cálido, sincero, un poco romántico, con todo el espectro cromático posible, que mezcla el realismo con toques naifimpresionistas, siempre me ha parecido ver en las miradas de todos sus personajes una cierta ironía. Aunque a veces, no sé si es ironía o desdén, como si el animal retratado te soltara con la mirada: E ti, que carallo estás a mirar?  Exaltando ese halo de superioridad del ser retratado que te eleva al nivel de Reyes y Papas, que se vislumbra en los ojos de sus personajes, Lara lo rebaja inteligentemente entre colores planos y fondos anodinos. Como poniendo una acento en el protagonista para que no se olvide, que él no es más que pigmento esparcido por una superficie.

galgo_lachicadelacinta
Bosque_lachicadelacinta girl_lachicadelacinta

Entrar en su webblog y facebook, para conocer más de esta chica de la cinta.

Y se enfrentó a nuestro cuestionario así de bien:

Y tú, de quién eres:
De padre gallego que apostó por un escritorio grande “por si la niña es artista” y de madre salmantina que le compró muchos cuadernillos Rubio para que levantase el lápiz del folio.

De pequeña soñaba con ser:
Catadora de manzanas hasta que descubrí los cuadernos para colorear de 100 páginas y que si cargabas muy poco a la cera de color naranja no necesitabas el color carne, ese día todo cambio.

Arcilla, grafito y pigmento jugando con las mascotas:
Descubro a mi gato experimentando con ellas antes de que yo lo haga.

Entrar a pecho descubierto ante una hoja en blanco:
Pero con un café en la mano y una galleta de dinosaurios por si se nos resiste.

Una aliada, una ‘amiga’ llamada internet y sus primas las redes sociales:
Es amiga, pero de esas que te lían, dices 4 minutos y tras 5 tweets, 20 corazones y 30 pines ya han pasado 2 horas. Pero como buena amiga te ayuda a llegar a mucha gente intercambiar opiniones y aprender.

Con el DeLorean en la puerta de casa, ¿dónde vamos?:
Recorremos la ruta 66 y vamos a una reserva india americana a bailar.

El día a día:
Compagino la ilustración con la carrera de Diseño Gráfico. Por eso ahora en vacaciones puedo dedicarle más tiempo a lo que me gusta ilustrar, no tengo una rutina fijada pero intento llevar algo de orden. Aunque madrugo (9 de la mañana) no consigo llegar al escritorio antes de las 12, a partir de esa hora leo el correo, me dispongo a ilustrar o preparo archivos para llevar a la imprenta.

Mirando dentro de la bola de cristal:
Veo a la Bruja Averías bailando.

Algo picadito: El limón.
Un color: El turquesa.
Una herramienta: Un cuchillo de postre, con el puedes llegar al fin del mundo (abrir un bote que se resiste, quitar las acuarelas para limpiar el estuche…)
Un dibujo animado: Blue (de Foster y la casa de mis amigos imaginarios)
Un salto: Al cielo.
Una luz: La de las estrellas.
Las palomitas: Con una película de Boris Karloff o Marlon Brando.
Un animal: La ballena.
Recargo las pilas: Corriendo por el paseo marítimo, o cocinando.

¿Por que las ilustradoras son Bellas?
La valentía de enfrentarnos al terrible monstruo del folio en blanco nos hace bellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: