Irene L. Santana

Esta guanche exploradora cambió las plataneras por los madroños y la playa del Inglés por el estanque del Retiro. A Madrid se trajo a parte de sus dejes y sus papas: sus pinturas, sus pinceles, sus colores y su arte; ese arte que nos ofrece desde sus ilustraciones más intimas un mundo de ensoñación y fantasía, que nos traslada a paisajes idílicos de una imaginación candente de estilo colorista, directo y muy historiado, esto último herencia del sino que ocupa la mayor parte de su horario laboral: su trabajo. Ilustradora  principalmente del mundo editorial, su mano da forma y color a palabras, cuentos, poemas, historias, artículos y relatos que por las editoriales y diarios pululan.

Africa
masquerade japon

web | un trabajo |

Y SE ENFRENTÓ ASÍ A NUESTRO CUESTIONARIO:

Y tú, de quién eres:
Mía, o eso intento. Bueno, lo confieso, también soy un poco de Jimmy Page.

De pequeña soñaba con ser:
Pequeña para siempre.

La inspiración viene, va y vuelve, la buscas y la encuentras:
No creo en la inspiración, pero no importa, la inspiración parece creer en mí. Afortunadamente.

Libros, cuentos, acuarelas y lienzos:
Una forma de ver la vida.

Pavor y oportunidades ante una hoja en blanco:
Deja la mente en blanco y suelta tu mano.

Una aliada, una ‘amiga’ llamada internet y sus primas las redes sociales:
Puertas nuevas en las que no necesitas el permiso de nadie para pasar. Ya era hora.

Con una libreta un boli y esperando en la puerta trasera de un hotel, a quién le pedimos un garabato:
¡A Ibáñez, por supuesto!… Ah, espera, ¡ya lo he hecho! (risas)

Presente de la profesión: El oficio es bello, la profesión muy dura.

Un futuro esperanzador: En el camino, mejor no mirar más allá del siguiente paso que das.

Algo picadito__________
Dios, el sueldo, desgraciadamente…

Un color…
 El color de los ojos de mi gato.
Una herramienta… El cerebro.
Un olor… Mi almohada.
Un lugar… En el mar, bajo el mar.
Un soporte… Papel. Y mi familia.
Una luz… La del sol rompiendo sobre el horizonte, justo antes de caer la noche.
Una pausa… Para un buen café de olla, mmm…
Recargo las pilas… Con un buen riff de guitarra, ¡yeah!

¿Por qué las ilustradoras son bellas?
(Risas) No se si eso es cierto, la verdad, pero cualquiera que sea buena, o lo intente con todas sus fuerzas, debería estar aquí, guapa o fea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: